7 consejos para proteger el coche en invierno que realmente funcionan

Es importante proteger el coche en invierno para mantener su rendimiento y prolongar su vida útil. La temporada invernal trae consigo condiciones climáticas adversas que pueden afectar negativamente a diversos componentes de nuestros vehículos. Sin embargo, con algunas medidas preventivas podemos garantizar el funcionamiento óptimo de nuestro coche y evitar problemas mecánicos costosos. 

Si pasas por nuestro taller en Vigo te daremos unos cuantos consejos más, ¡anímate y alarga a vida de tu automóvil!

 

Mantener el coche cubierto contra la nieve
Mantener el coche cubierto contra la nieve

Los 7 mejores consejos para proteger el coche en invierno

1. Resguardo y protección

Para proteger el coche en invierno de las inclemencias climáticas como el hielo y la nieve, es importante buscar un estacionamiento resguardado durante esta estación. También puedes utilizar lonas diseñadas específicamente para cubrir el vehículo por completo si no dispones de garaje. 

Estas lonas evitan que la lluvia y la nieve dañen la pintura y otros elementos exteriores, protegiendo la apariencia del automóvil y previniendo problemas potenciales de la exposición prolongada a condiciones invernales

2. Cuidado de los limpiaparabrisas

Se recomienda levantar los limpiaparabrisas al estacionar durante el invierno para evitar daños por heladas. Una opción adicional es colocar corchos debajo de los limpiaparabrisas para mantenerlos separados del cristal. Esto evita que la goma se adhiera y se rompa. Este cuidado del coche en invierno proactivo garantiza que los limpiaparabrisas funcionen siempre que sea necesario, mejorando la visibilidad y prolongando su vida útil.

3. Mantenimiento del líquido refrigerante

El líquido refrigerante, que tiene propiedades anticongelantes, es esencial para proteger el motor durante el invierno. Debemos verificar regularmente los niveles recomendados para asegurarnos de que el líquido esté en buenas condiciones. Esto logrará proteger el coche en invierno, aliviando al motor de bajas temperaturas y evitando problemas como el congelamiento del sistema de refrigeración, manteniendo el rendimiento del motor y evitando daños y reparaciones costosos.

4. Prevención de problemas con las cerraduras

Durante el invierno, las cerraduras del automóvil pueden congelarse, lo que dificulta su apertura. Evite forzar las cerraduras congeladas porque puede causar daños irreparables. Para proteger el coche del frío y desbloquear las cerraduras de manera segura, se recomienda el uso de productos descongelantes específicos o fuentes de calor controladas. Estas prácticas de prevención evitan molestias y posibles gastos de reparación al permitir un acceso sin problemas al vehículo.

 

Pareja con problemas con el coche en invierno
Pareja con problemas con el coche en invierno

 

5. Revisión de la batería

Las bajas temperaturas tienen un impacto significativo en la eficiencia de la batería de un automóvil durante el invierno. Para el cuidado del coche en invierno se recomienda revisar la batería con frecuencia y considerar su reemplazo, si tiene varios años de antigüedad, para evitar problemas de arranque. Realizar estas revisiones ayuda a proteger el coche del frío y evita contratiempos y garantiza un arranque confiable para la batería durante el clima invernal.

6. Cuidado del aceite del motor

En climas fríos, el aceite del motor tiende a perder viscosidad, lo que puede tener un impacto negativo en el arranque del motor. Es esencial realizar cambios regulares de aceite para garantizar que el aceite mantenga sus propiedades y proteja el motor contra el desgaste. Este cuidado del coche en invierno reduce el esfuerzo necesario para arrancar el vehículo y ayuda a que el motor funcione mejor, especialmente en condiciones invernales.

7. Calentamiento del motor

Permitir que el motor se caliente antes de conducir también es importante para garantizar un funcionamiento eficiente de los fluidos internos del motor. Permite que el motor alcance la temperatura correcta para lubricar, lo que mejora la lubricación y reduce el desgaste. Una buena práctica para proteger el coche en invierno es esperar al ralentí antes de comenzar a conducir. Este tiempo permite que los fluidos del motor alcancen la temperatura de funcionamiento, lo que permite que el vehículo funcione al máximo y evita esfuerzos innecesarios durante el arranque. Este hábito mejora el rendimiento del motor a largo plazo, especialmente en condiciones invernales extremas.

Otros accesorios útiles para proteger el coche en invierno

Un accesorio esencial durante la temporada invernal es una rasqueta para eliminar el hielo de las lunas. Esta herramienta elimina eficientemente el hielo acumulado en las ventanas y parabrisas porque tiene un borde resistente y materiales que no dañan el cristal. Su diseño ergonómico mejora la visibilidad y la seguridad al conducir en condiciones invernales y reduce el tiempo y el esfuerzo requeridos para despejar las superficies heladas.

Las cadenas de nieve son un componente esencial para mejorar la tracción del automóvil en carreteras heladas o nevadas. Estas cadenas se colocan en las ruedas para aumentar el agarre y la estabilidad al conducir en condiciones invernales y proteger el coche del frío. 

Otras recomendaciones incluyen el uso de una lona resistente para proteger el coche en invierno de la acumulación de nieve y hielo. Un producto descongelante de emergencia, ya sea en spray o en líquido, para abrir cerraduras congeladas y eliminar el hielo de ciertas partes del vehículo. Y las pinzas para la batería o un arrancador de emergencia para abordar posibles problemas de arranque relacionados con bajas temperaturas.

 

Consejos sobre el coche en invierno
Consejos sobre el coche en invierno

Recomendaciones finales para proteger el coche en invierno

Para proteger el coche en invierno, sigue estos consejos que garantizan un funcionamiento óptimo y lograrás evitar todo tipo de contratiempos. Estas prácticas simples, pero efectivas te ayudarán a conducir de manera segura durante el invierno, para disfrutar de una temporada sin problemas y resistir las inclemencias de la estación más desapacible del año.