Fallo en inyector: un problema común en los motores

En ocasiones, algunos vehículos muestran una falla en inyector. Para ponernos en situación, los inyectores, también conocidos como válvulas de inyección, asumen la importante tarea de suministrar combustible al motor

Esto significa que pueden poner la cantidad adecuada de combustible en el tracto de combustión. Por tanto, es obvio que puede haber muchos inconvenientes en el vehículo si tenemos problemas con los inyectores, por lo que es fundamental detectar cualquier tipo de defecto en el funcionamiento de estos. En nuestro taller de Pontevedra Bosch Car Service hacemos una revisión completa de tu automóvil. 

 

Mecánico trabajando en un motor
Mecánico trabajando en un motor

Reconocer inyectores defectuosos: los signos

Reconocer los signos de una falla en inyector es posible a través de diferentes formas. Si el problema con los inyectores es que estos están rotos, notaremos rápidamente una fuerte caída de las prestaciones de nuestro vehículo, lo que sentiremos especialmente al acelerar. Pero a menudo también se pueden sentir dificultades de arranque, a las que suele seguir un ralentí brusco. En estos casos, la luz de verificación del motor generalmente se enciende e indica daño y falla en inyector.

El motor también puede sufrir daños, sobre todo en vehículos diésel. En caso de falla de inyector, la mezcla de aire y diésel no se enciende de forma independiente como estaba previsto, sino que permanece sin encenderse en la cámara de combustión. Durante los siguientes ciclos, se mezcla más combustible y aire. Esto puede crear fuertes aumentos de presión que provocan graves averías en el motor.

 

Motor con fallo en el inyector
Motor con fallo en el inyector

Razones por las que podemos tener problemas con los inyectores

Es cierto que la tecnología de los inyectores se ha vuelto más precisa, pero a su vez también se ha vuelto más vulnerable. Antes de ver cómo podemos identificar problemas de los inyectores, también es importante identificar las posibles causas ¿Qué ha provocado el fallo en el inyector? 

Uno de los problemas de inyectores habituales viene dado porque estos tienen unos orificios muy finos, lo que significa que pueden obstruirse rápidamente con impurezas. La causa de esto puede ser un combustible mal filtrado.

En los motores de inyección directa, los inyectores también están expuestos a tensiones especiales. Los inyectores defectuosos pueden causar daños importantes en este caso, siendo la causa más común la carbonización de los inyectores.

Otros defectos pueden incluir fallo en el inyector causado ​​por aditivos o conexiones de cables frágiles que conducen a la unidad de control. También suelen producirse defectos en las bobinas del solenoide, lo que también puede provocar problemas en los inyectores. Los anillos de sellado de las válvulas de inyección también pueden desgastarse y presentar fugas, lo que también facilita la identificación de inyectores defectuosos.

 

Mecánico arreglando un motor con fallo del inyector
Mecánico arreglando un motor con fallo del inyector

Daño consecuente en los vehículos por falla de inyector

Identificar los problemas de los inyectores defectuosos es muy importante porque los daños resultantes pueden ser cruciales. ¿Qué pasa si un inyector está defectuoso? Como hemos mencionado, un patrón de rociado incorrecto puede causar daños graves. Dejando el motor expuesto a tensiones térmicas y mecánicas tan elevadas que puede ceder y quemarse rápidamente produciendo daños significativos.

Pero el filtro de partículas o el catalizador también pueden resultar destruidos por el combustible no quemado. Si el chorro de combustible en los motores de inyección directa elimina la película de aceite de las paredes del cilindro, rápidamente se puede producir un agarrotamiento del pistón. 

Sin lubricación, la fricción entre el pistón y la pared del cilindro crea temperaturas tan altas que este se suelda a la pared del cilindro. En este caso también es inevitable que se produzcan daños importantes en el motor.

Vistas las consecuencias, es aún más relevante detectar cualquier falla en inyector defectuoso antes de que los daños que cause sean todavía mayores, y, por tanto, más caros de reparar.